Familia

En los conflictos derivados del entorno familiar, la mediación cobra más importancia aún si cabe, ya que facilita que los intervinientes alcancen por ellos mismos una solución al conflicto de una forma mucho más rápida y amistosa que la vía judicial, evitando así el deterioro de las relaciones personales y los posibles perjuicios que pudiera causar el problema.

Algunos de los conflictos que se solucionan mediante la mediación, son entre otros, los derivados de:

  • Divorcios
  • Guardia, custodia y medidas definitivas de menores
  • Herencias y asignación de bienes