Civil y Mercantil

Civil: Las relaciones entre particulares o entre particulares y empresas, también pueden verse beneficiadas por la mediación, capaz de solucionar los diversos conflictos que pueden surgir en este ámbito, como los causados por:

  • Diferencias entre miembros de una comunidad de propietarios
  • Compraventas de bienes y servicios
  • Arrendamientos

Mercantil: La mediación en el ámbito mercantil puede suponer un considerable ahorro en tiempo y recursos para cualquier empresa, por lo que es un método ideal para resolver, entre otros, los conflictos derivados de:

  • Incumplimientos de contratos y créditos
  • Asuntos laborales
  • Discrepancias entre socios